Las familias de las Pitiusas siguen prefiriendo un entierro tradicional a la incineración

El 62% de los servicios funerarios de los primeros nueve meses fueron inhumaciones frente al 28% de cremaciones

La mayoría de familias de Ibiza y Formentera cuando llega el momento de dar el último adiós a un ser querido sigue optando por una despedida tradicional con sepultura frente a una incineración. Según los últimos datos de Pompas Fúnebres Ibiza y correspondientes a los primeros nueve meses de 2019, el 62% de los servicios funerarios fueron inhumaciones, en concreto se hicieron 356, frente al 28% de cremaciones, de las que la funeraria ibicenca realizó 162 entre enero y septiembre.

“Si bien es cierto que la demanda de incineraciones crece poco a poco en las Pitiusas, somos una sociedad con un gran arraigo y respeto a nuestras tradiciones funerarias, es decir, tenemos muy interiorizado el funeral con sepultura como acto de última despedida, así como también el ritual de poder ir a visitar cuando queramos a nuestro familiar que ha traspasado a un lugar como es el cementerio”, explica Ana Marí.

Pese a que las cremaciones han crecido en los últimos tres años, desde que hay crematorio en Ibiza, las incineraciones representan en la actualidad el 28% de los servicios funerarios y seguimos estando por debajo de la media española que se sitúa en el 40%”, afirma Marí.

“Son datos que observamos y tenemos en cuenta con el fin de conocer las preferencias de la sociedad de nuestras islas sobre cómo queremos despedir a nuestros seres queridos y respetando, también, sus últimas voluntades”, explica Marí. Hasta hace tres años, pese a que sí se podían ofrecer incineraciones en Ibiza y Formentera, éstas se hacían en Palma, hecho que encarecía este servicio. “En la actualidad, ya podemos ofrecer cremaciones en la isla y, por tanto, los familiares que lo deseen tienen más facilidades para asumir su coste porque ya no es necesario desplazarse a Mallorca”, explica la gerente de Pompas Fúnebres.

Ceremonias del adiós

Pompas Fúnebres Ibiza sigue apostando por estar cerca de los familiares de las personas que fallecen acompañándolas en este delicado momento “ofreciendo nuestra experiencia desde hace más de 80 años, cuando nuestra familia inició la actividad funeraria en la isla, y con nuestra posterior profesionalización en los años 80”, explica Ana Marí.

Precisamente, la empresa ha iniciado un proceso de transformación de su actividad que se anunciará con detalle en 2020 y que entre otras novedades incluye el proyecto de construcción de unas nuevas instalaciones más amplias y adaptadas a los nuevos servicios que ofrecerá la empresa funeraria con el objetivo de atender la demanda actual de decesos transformando la idea de las despedidas de los seres queridos como ceremonias del adiós.

Ibiza, 11 de diciembre de 2019

X